Recetas {cursor: url("http://downloads.totallyfreecursors.com/cursor_files/rainbow-ani.ani"), url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/rainbow-ani.gif"), auto;}body { font: normal normal 14px Calligraffitti; color: #502107; background: #426e5f url(http://1.bp.blogspot.com/-I1P52IWmU-M/TrMFp_XE27I/AAAAAAAAASQ/qaCFNtVXMpA/s0/imagesCAKIJ4WM.jpg) repeat scroll top left; padding: 0 40px 40px 40px; } html body .region-inner { min-width: 0; max-width: 100%; width: auto; } a:link { text-decoration:none; color: #502107; } a:visited { text-decoration:none; color: #502107; } a:hover { text-decoration:underline; color: #ffffff; } .body-fauxcolumn-outer .fauxcolumn-inner { background: transparent none repeat scroll top left; _background-image: none; } .body-fauxcolumn-outer .cap-top { position: absolute; z-index: 1; height: 400px; width: 100%; background: #426e5f url(http://1.bp.blogspot.com/-I1P52IWmU-M/TrMFp_XE27I/AAAAAAAAASQ/qaCFNtVXMpA/s0/imagesCAKIJ4WM.jpg) repeat scroll top left; } .body-fauxcolumn-outer .cap-top .cap-left { width: 100%; background: transparent none repeat-x scroll top left; _background-image: none; } .content-outer { -moz-box-shadow: 0 0 40px rgba(0, 0, 0, .15); -webkit-box-shadow: 0 0 5px rgba(0, 0, 0, .15); -goog-ms-box-shadow: 0 0 10px #333333; box-shadow: 0 0 40px rgba(0, 0, 0, .15); margin-bottom: 1px; } .content-inner { padding: 10px 10px; } .content-inner { background-color: #a5753e; } /* Header ----------------------------------------------- */ .header-outer { background: transparent url(http://www.blogblog.com/1kt/simple/gradients_light.png) repeat-x scroll 0 -400px; _background-image: none; } .Header h1 { font: normal normal 50px Calligraffitti; color: #502107; text-shadow: 1px 2px 3px rgba(0, 0, 0, .2); } .Header h1 a { color: #502107; } .Header .description { font-size: 140%; color: #ffffff; } .header-inner .Header .titlewrapper { padding: 22px 30px; } .header-inner .Header .descriptionwrapper { padding: 0 30px; } /* Tabs ----------------------------------------------- */ .tabs-inner .section:first-child { border-top: 0 solid #e0efee; } .tabs-inner .section:first-child ul { margin-top: -0; border-top: 0 solid #e0efee; border-left: 0 solid #e0efee; border-right: 0 solid #e0efee; } .tabs-inner .widget ul { background: #e7d4bf none repeat-x scroll 0 -800px; _background-image: none; border-bottom: 1px solid #e0efee; margin-top: 0; margin-left: -30px; margin-right: -30px; } .tabs-inner .widget li a { display: inline-block; padding: .6em 1em; font: normal normal 16px Calligraffitti; color: #502107; border-left: 1px solid #a5753e; border-right: 1px solid #e0efee; } .tabs-inner .widget li:first-child a { border-left: none; } .tabs-inner .widget li.selected a, .tabs-inner .widget li a:hover { color: #502107; background-color: #eedac4; text-decoration: none; } /* Columns ----------------------------------------------- */ .main-outer { border-top: 0 solid #e0efee; } .fauxcolumn-left-outer .fauxcolumn-inner { border-right: 1px solid #e0efee; } .fauxcolumn-right-outer .fauxcolumn-inner { border-left: 1px solid #e0efee; } /* Headings ----------------------------------------------- */ h2 { margin: 0 0 1em 0; font: normal bold 12px Calligraffitti; color: #502107; text-transform: uppercase; } /* Widgets ----------------------------------------------- */ .widget .zippy { color: transparent; text-shadow: 2px 2px 1px rgba(0, 0, 0, .1); } .widget .popular-posts ul { list-style: none; } /* Posts ----------------------------------------------- */ .date-header span { background-color: transparent; color: #502107; padding: inherit; letter-spacing: inherit; margin: inherit; } .main-inner { padding-top: 30px; padding-bottom: 30px; } .main-inner .column-center-inner { padding: 0 15px; } .main-inner .column-center-inner .section { margin: 0 15px; } .post { margin: 0 0 25px 0; } h3.post-title, .comments h4 { font: normal normal 20px Calligraffitti; margin: .75em 0 0; } .post-body { font-size: 110%; line-height: 1.4; position: relative; } .post-body img, .post-body .tr-caption-container, .Profile img, .Image img, .BlogList .item-thumbnail img { padding: 2px; background: #ffffff; border: 1px solid #f0f0f0; -moz-box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); -webkit-box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); } .post-body img, .post-body .tr-caption-container { padding: 5px; } .post-body .tr-caption-container { color: #4c4c4c; } .post-body .tr-caption-container img { padding: 0; background: transparent; border: none; -moz-box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); -webkit-box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); } .post-header { margin: 0 0 1.5em; line-height: 1.6; font-size: 90%; } .post-footer { margin: 20px -2px 0; padding: 5px 10px; color: #502107; background-color: #e0edef; border-bottom: 1px solid #f0f0f0; line-height: 1.6; font-size: 90%; } #comments .comment-author { padding-top: 1.5em; border-top: 1px solid #e0efee; background-position: 0 1.5em; } #comments .comment-author:first-child { padding-top: 0; border-top: none; } .avatar-image-container { margin: .2em 0 0; } #comments .avatar-image-container img { border: 1px solid #f0f0f0; } /* Accents ---------------------------------------------- */ .section-columns td.columns-cell { border-left: 1px solid #e0efee; } .blog-pager { background: transparent none no-repeat scroll top center; } .blog-pager-older-link, .home-link, .blog-pager-newer-link { background-color: #a5753e; padding: 5px; } .footer-outer { border-top: 0 dashed #bbbbbb; } /* Mobile ----------------------------------------------- */ body.mobile { background-size: auto; } .mobile .body-fauxcolumn-outer { background: transparent none repeat scroll top left; } .mobile .body-fauxcolumn-outer .cap-top { background-size: 100% auto; } .mobile .content-outer { -webkit-box-shadow: 0 0 3px rgba(0, 0, 0, .15); box-shadow: 0 0 3px rgba(0, 0, 0, .15); padding: 0 40px; } body.mobile .AdSense { margin: 0 -40px; } .mobile .tabs-inner .widget ul { margin-left: 0; margin-right: 0; } .mobile .post { margin: 0; } .mobile .main-inner .column-center-inner .section { margin: 0; } .mobile .date-header span { padding: 0.1em 10px; margin: 0 -10px; } .mobile h3.post-title { margin: 0; } .mobile .blog-pager { background: transparent none no-repeat scroll top center; } .mobile .footer-outer { border-top: none; } .mobile .main-inner, .mobile .footer-inner { background-color: #a5753e; } .mobile-index-contents { color: #502107; } .mobile-link-button { background-color: #502107; } .mobile-link-button a:link, .mobile-link-button a:visited { color: #ffffff; } .mobile .tabs-inner .section:first-child { border-top: none; } .mobile .tabs-inner .PageList .widget-content { background-color: #eedac4; color: #502107; border-top: 1px solid #e0efee; border-bottom: 1px solid #e0efee; } .mobile .tabs-inner .PageList .widget-content .pagelist-arrow { border-left: 1px solid #e0efee; } -->

jueves, 29 de marzo de 2012

Víve mejor cap- 30

Me sentí con miedo y nervioso. A saber que me iba a decir Dios de nuevo. ¿Qué tenía que ver el sueño anterior? ¿Me decía algo, o eran solo sueños normales? Creo que más bien lo primero.
-Tranquilo, solo quería decirte que tu oportunidad se está acabando.
-¿Cómo?¿Qué quieres decir?
-Que pronto tendrás que elegir y tomar una decisión de lo que quieres hacer. Me voy, pues no puedo decirte más.
Cuando quise hablar todo se derrumbó y me desperté muy nervioso y sudando, respirando muy fuertemente.
Mi oportunidad llegaba a su fin.
Más tarde, me levanté por los ruidos que hizo Bea.
-Perdona cariño, no quería despertarte.
-No pasa nada.
Cuando salió de la habitación no sabía cuánto tiempo me quedaba para que concluyese mi oportunidad.
Me levanté y salí al balcón.
-¡¿Cuánto tiempo me queda?! ¡Mandame una señal!- parecía un loco... pero no tan loco al ver que de repente sopló un viento muy fuerte, las hojas de un árbol cercano empezaron a cobrar forma.
"1 día", era lo que ponía. Me metí en mi habitación y decidí pasar el resto de mi último dia con Bea.
Fuimos al parque, al cine, a comer a un restaurante... quería que este, mi último día, fuese muy especial. Ella se sentía alegre y sorprendida a la vez de tanto misterio.
Le compré un anillo y supe que quería casarme con ella, estos años pasados han sido los mejores de mi vida.
Cuando ibamos a cenar la llevé al restaurante más caro, estaba seguro de que sabía que estaba nervioso. Me temblaban un poco las manos, y se me quedó la boca seca.
-¿Te pasa algo?- Me preguntó.
-No, no es nada.- Dije gritando por dentro.
Cuando estábamos por el postre me levanté, me arrodillé delante de ella y saqué el estuche de color plateado con una cinta roja alrededor. Bea ya se quedó voqueabierta de solo verme al entender mis intenciones.
-Bea... Beatriz Conejero, eres lo mejor de mi vida. Tú me has sacado de este agujero negro que era mi vida, y me has dado un camino, todos estos años me han servido para hacerte esta pregunta, ¿quieres casarte conmigo?
Estaba totalmente "flipada", emocionada, con lágrimas en los ojos. No sabía qué decir y a la vez se lo guardaba dentro, hasta que por fin decidió responder.
-Yo... sí... ¡Sí, sí! ¡Claro!- y me dio un enorme y apasionado beso.
Aunque estubiéramos prometidos no podíamos casarnos, no daba tiempo. Por lo menos necesitábamos un mes de preparación.
Más tarde tube de nuevo ese sueño y estaba andando sobre las nubes.
-¿Qué tal?- Dijo Dios.
-No muy bien.
-No pienses que vas a irte al otro barrio.
-¿No?
-No. Álvaro yo te dije que tenías que rediseñar tu vida, y así lo has hecho, me has hecho caso. Ahora puedes tener dos opciones.
-¿Qué opciones?
-Observa, como sería tu vida nueva, con 36 años después de tantos cambios.
De repente tube una visión, una visión de una casa, grande, moderna y distinta, y me vi a mi mismo con mi edad real y a Bea, muy cambiada.
-Estáis casados, esta es vuestra casa, un día normal- dijo la voz que retumbaba en mi cambeza- ¿sabes que tienes una niña?
-Una niña...- increíble, yo, padre...
-Vamos ve arriba a verla.- Subí y delante de una puerta, sonaba una niña cantando. Entré y la vi, ella no me veía, en ese momento yo era como el aire, como un fantasma. Era muy linda, salió a Bea, tenía el pelo negro y los ojos verdes, como ella. Estaba jugando con una pequeña muñeca de porcelana.
-Bien Álvaro, puedes volver a la tierra, pero tú eliges si quieres volver con tu antigua vida y encontrar a Bea, o puedes seguir con tu nueva vida.
-¿Hay trampa?
-Bueno, yo elijo el momento de tu nueva vida, puedo jugar mucho con el tiempo.
-Yoo... elijo esta nueva vida, ha sido algo... no puedo explicarlo, solo digo que, gracias Dios, de verdad.
-Me alegra que digas eso, es mejor que hagas caso de la norma; sé feliz, víve mejor.
-De repente volví a caerme medio dormido.
-¿Y bien?- Oí una voz diferente. Abrí los ojos y vi que era un hombre.
-eeh ¿qué?
-¿Tomas a Beatriz como tu futura esposa?- Era, mi boda.
-Yo... porsupuesto que sí.
-Entonces yo os declaro marido y mujer, puedes besar a la novia.

Víve mejor cap- 29

Había cambiado mucho desde el colegio.
-No te veía desde primaria, ¿cómo estas?
-Muy bien, trabajo de oficinista y comparto piso ¿y tú?
-Por ahora solo colaboro de DJ en una disco. Estoy intentando que me publiquen un libro.
-Eso está bien. Suerte.
-Jeje gracias bueno ya nos veremos, me ha gustado hablar contigo.
-Y a mí.
-Chao.
-Hasta luego.
Me dió dos besos y se fué.
Dsde que acabé el colegio no tube contacto con ella ni con nadie del cole que no fuesen mis amigos.
Cuando regresé a casa Bea estaba haciendo la comida, olía fenomenal.
-Hola
-Buenas, ¿qué tal?
-Bien, ¡ummm que bien huele!
-Gracias.
-¿Qué es?
-Arroz a la cubana.
-Genial.
-¿A dónde has ido?
-Al gimnasio.
-¿Tú?
-Sí, el mismo. ¡Qué hambre!
-Ya va.
Me fui corriendo a la ducha antes de la comida. Cuando me senté en la mesa ya tenía la comida delante. La devoré muy rápidamente como si no habiera comido en toda una semana.
-¿A qué no sabes que día es hoy?- Dijo Bea muy ilusionada.
-¿Jueves?
-A parte.
-Pues... ni idea.
-¡El cumple de María!
-Pues Larry o no lo sabe o se ha acordado.
-¡Qué pasa peña!- En ese momento entró Larry muy animado.
-Larry, ¿sabes que día es hoy?
-Sí, el cumple de mi chica.
-¿y tu regalo?- pregunté.
-soy yo
-¿eh?
-sí, hoy va a ser una noche muy especial
-tú sabras
-bueno, voy a ordenar mi habitación
-Okey- contestamos Bea y yo a la vez.
-Luego te daré un premio- dije cuando se iba marchando.
-ja, ja, muy gracioso- dijo mirándome de reojo.
Más tarde por la noche, al acostarme, tube un sueño muy raro.
Soñé que estaba encima de una oja muy grande y de color verde, a mi alrededor había como un gran río de barro con agua, estaba en la selva, los árboles eran como si tubiesen vida propia, y algo iba a por mí. Yo empujaba la hoja a todos lados pero no se movía y yo tampoco, y de repente aparecí en un lugar vació, sin nada, totalmente blanco, y oí de nuevo su voz.
-Hola... Álvaro.

Víve mejor cap- 28

-¿Qué le pareció a María el regalo de Larry?- Preguntó Bea.
-Le gusto mucho, tanto, que se liaron en el sofá.
-Jajaja, ellos son así.
-Ya ves...
-Sí...
-¿Y qué tal con Carlos?
-Pues muy bien, no comentaste lo simpático qu es.
-Sí, parece que le gustas mucho ¿no?
-Sí.. espera ¿qué? oh vamos no creas que... ¡no!
-¿Creerme qué? ¿Qué he dicho yo? No pienses mal.
-¿No estas celoso?
Derrepente me entró un ataque de risa.
-Ya vale no me hace gracia.- Dijo mientras se ponía infantil con los brazos cruzados.
-Jejeje perdón... jaja que bueno, yo celoso...
Después de serenarme me disculpé.
-Perdón, no era mi intención estar de broma, es que decirme que estoy celoso de Carlos es un disparate.
-¿Por qué dices eso?
-Porque tengo más suerte que él- le sonreí- tengo una chica y un compañero de piso geniales con un trabajo seguro y rentable, ¿qué mas puedo pedir?
-Sí es verdad- me sonrió y apoyó su cabeza en mi hombro.
-A que sí...
-Pero tu vida es genial solo por mí.
-Lo sé amor, por eso te amo.
-Yo también te amo albaricoque, y mucho.-Dijo sonriente y bromista.
-Lo sé.
Y nos fundimos en un fuerte abrazo.
Cuando terminamos de abrazarnos yo me dormí en seguida de lo cansado que estaba.
Al día siguiente me despermé muy tarde pues era mi día libre.
Bea no estaba, ni Larry tampoco, de modo que me fui al gimnasio. No estaba muy lleno, me decidí a hacer pesas. Una muchacha que entaba en la bici estática se me acercó.
-¿Perdona, sabes quien soy?
La observé durante un rato, era de estatura normal, tenía la piel muy blanca, pelirroja con los ojos azules y tenía una sonrisa muy bonita.
-No, lo siento, no caigo- dije al fin.
-Vaya estaba segura.
-y ¿quien eres?
-Soy Betty

Víve mejor cap- 27

Larry y yo fuimos a una joyería cerca de la estación a comprar una pulsera para Maria. Según él una pulsera era siempre lo más barato, y llevaba razón. Paramos en una tienda llamada "Lola tesoros", entramos. Había gran variedad, de oro, de plata, incluso había que eran de platino. Las pulseras de plata costaba entre 20€ y 26€. Cogimos una de ellas que tenía muñequitos.
Salimos de la tienda, Larry llevaba en una bolsa el regalo envuelto en papel dorado. De camino, nos encontramos con Dani y Blas, Larry se fue despidiendose de nosotros, y yo me quedé con ellos y fuimos a tomar una copa por un bar que había cerca. Sentados en la barra empezamos a hablar.
-Me ha dicho Bea que fuiste a ver a tu padre enfermo.- Dijo Blas.
-No quería hablar de ello.- Era frustante, no me gustaba recordarlo, parecía que allá donde iba siempre surgía el tema. Como en el colegio. Todos los compañeros preguntandote porque has salido de clase o porque no viniste, y tener que contar a todos la misma historia. Parecía un interrogatorio.
-Venga cuenta, no pasa nada.- Dijo Dani.
-Tiene... cáncer de páncreas.
Se quedaron sin palabras, mirando los vasos.
-Pues tendrás que vigilarlo.-Dijo Blas.
-¿Por qué?
-Porque tu padre es fumador, y ahora lo está pasando mal y se pondrá nervioso. Ya sabes que ha intentado dejarlo muchas veces y no ha podido.- Era verdad, Blas lo sabía porque íbamos muchas veces los dos a Madrid.
-Espera voy a hacer una llamada.- Llamé a mi madre para comprobar como iba todo.
-Hola Álvaro. Sí, está bien, está viendo la tele tranquilo. Esta mañana a ido a andar un poco, se encuentra mejor.- Me sentí aliviado. Nos despedimos y colgué.
Al llegar a casa, Larry y maría estaban besándose en el sofá como dos adolescentes.
-No os cortéis eh- Dije mientras pasaba por delante de ellos.
-¡espera!- Dijo Larry mientras se acercó a mí.- ... gracias tío.
-De nada, anda iros ya que vais a poner el salón perdido.
-Sí voy corriendo, ¡vamos María!
Cuando desaparecieron me quedé a solas... no sabía qué hacer así que limpié un poco el piso.
Tras unas horas Larry volvió, estaba muy contento.
-Aaay qué bien, oye Álvaro ¿qué tal lleva tu padre lo de el no fumar?
-Según mi madre le cuesta pero puede.
-Ajá... buen voy a hacer la cena ¿quieres algo?
-Estoy esperando a Bea si no te importa.
-No no, tranquilo.
Cuando Larry terminó de cenar se fue a la habitación. Yo todabía no había cenado pues Bea aún no había llegado. Me estaba impacientando mucho. No era normal que tardase tanto. Cuando iba a cenar aparecía por fin con... ¡Carlos!
Qué sorpresa, hace tanto que no lo veía...
-¡Álvaro! ¿Qué tal? Cuanto tiempo sin verte.- Me dio un fuerte abrazo.
-¡Hola! ¿qué haces aquí?
-Nah, que me he encontrado con Bea.
-Sí, cuando volvía de trabajar- Añadió Bea.
-¿Qué tal en el hospital?- Le pregunté a ella.
-Bien, hoy hemos operado a un paciente, se llamaba Alex o Jesús, no lo sé muy bien...
-Bueno te estaba esperando para cenar.
-No importa, ya he cenado con Carlos.
-Ah... vale, sí.
-Jeje, lo siento mucho, yo me voy ¿vale? ¡Que os vaya bien!
Nos despedimos de Carlos y Bea y yo nos quedamos hablando en la cama.

Víve mejor cap- 26

Al día siguiente, entre mamá y yo llevamos a papá cada uno con un brazo, al comedor. Estaba muy cansado, se sentía débil, aunque había dormido desde la tarde de ayer hasta ahora. Mamá hizo el desayuno y yo me senté con papá.
-...¿estás mejor?- pregunté.
-Sí, un poco...
-No te resultará fácil dejar de fumar.
-Lo sé... pero si es por mi salud, lo puedo intentar.
-Me alegra que digas eso.
-Toma, tostadas y zumo.- Dijo mi madre dándole el desayuno a mi padre en la mesa.
-¿Y esto?
-Tienes que alimentarte, el médico dijo que siguieses una dieta equilibrada, y no te voy a dar el café habitual de las mañanas.
-Bueno, pero no me gusta el zumo de naranja
-¡qué dices! Anda, tomatelo ya, que se le van las vitatminas
-Agh...
-No te quejes papá.- Dije.
-Yaya...
-Bueno será mejor que me vaya ya.
Le di dos besos a mi madre y un gran abrazo a mi padre.
Cuando llegué a casa, Larry y María estaban discutiendo. María se fue, y yo me senté con Larry en el sofá mientras él apoyaba su cabeza en las manos.
-Eeh... hola ¿qué tal el viaje?- Me preguntó.
-Luego te lo cuento, ¿qué pasa?¿habéis roto?
-No, era solo una discusión.
-¿Problemas en el matrimonio?
-No bromees, esto es serio.
-Vaale...-En esos momentos prefería animar el ambiente; no servía de mucho- pero ¿quien a metido la pata, tú o ella?
-No sé, discutíamos porque decía que era un vago y no era nada romántico.
-Osea, que es culpa tuya.
-Algo así...
-Regálale algo.
-¿Tú crees?
-¡Si! Es lo mejor que puedes hacer para disculparte con una mujer.
-Mmmm, vale ¿pero qué?
-Pues, un collar o unos pendientes o una pulsera... eso sí, que sea una joya.
-Bien pero prefiero que me acompañes.
-Sin problema.
-¿y qué ha pasado con lo del viaje?
-Pues...
Se lo conté todo, era un rollo tener que recordarlo pero me consoló muy bien, Larry te hace sonreir muy facilmente. Fui a mi cuarto y estaba Bea, dormida. Fui a despertarla, pero ya lo hizo ella sola.
-Hola cariño, ¿qué tal está tu padre?
-Tiene... cáncer de páncreas
-Dios, debes estar fatal- Me dio un abrazo y un beso en la mejilla- te he hechado de menos.
-y yo a ti

Víve mejor cap- 25

Cuando volví a casa no había nadie, me dirigí a mi habitacíon y sonó el teléfono.
-¿Diga?
-Álvaro soy yo.
-Ah hola mamá.
-Ven a casa, tu padre... está enfermo, pero, es muy grave...
Cuando colgó me quedé en estado de shock, mi padre estaba bien desde la útlima vez que lo vi. Le dejé una nota a Bea:
Bea he tenido que irme, mi padre está enfermo. Volveré cuando pueda, ya te llamaré. Te quiero. Álvaro.
No podía perder más tiempo, cogí mi moto y me fui a Murcia.
Cuando llegué vi a mi madre llorando, al lado de mi tío consolándola.
-¿Y papá?
-En su habitación.- Respondió ella.
Cuando llegué, encontré a mi padre tendido ne la como con la foto de la familia.
-Hola Álvaro...- Dijo sin apartar la mirada de la foto.
-Papá ¿qué es lo que te pasa?- Estaba a punto de llorar.
-Estoy fatal, y temo que... me vaya.
-No digas eso
-Es la verdad
-no, te pondrás bien
-sabes que no, yo también pasé por lo mismo que tú
-¿qué te ocurre?
-no lo sé, aún me tiene que ver el doctor
-hasta que no sepamos de qué se trata, no te alarmes, y no pongas esa cara...
Eran solo unas pequeñas palabras. Papá aún seguía con fuerzas. Mi madre había llamado antes de que yo llegara a un doctor.
Cuando llegó, le examinó con mamá y yo al lado.
Lucas estaba en su cuarto sin saber que un ser querido corría peligro, mamá no quería preocuparle y no le dijo nada de papá.
-Bien pues... tengo malas noticias- Dijo el doctor mirando su libreta.- Me temo que este hombre, tiene cáncer dé páncreas. Necesita mucho reposo, las probabilidades son nulas, por su edad, y porque es fumador.
-¿Y no hay algún remedio?- Preguntó mi madre desesperada.
-Bueno, hay personas que con esta enfermedad han seguido viviendo perfectamente. Procure descansar hasta que se encuentre mejor y pueda seguir su vida normal, pero tendrá que dejar de fumar.
-Sí, dorctor, haré lo que puedo.- Dijo mi padre cansado, con los ojos a medio caer.
El doctor se fue y yo no pude creermelo. Me senté en el sofá deprimente y triste, mirando al suelo. Iba todo tan bien...
Mi padre se quedó dormido; yo llamé a Bea para decirle que quedaba a dormir allí en esos momentos tan difíciles; ella claramente, lo comprendió.

Víve mejor cap- 24

Al día siguiente me desperté a las 6:00, tube una pesadilla. Me levanté a tomarme un café y me encontré con María.
-Buenos días.- Le dije.
-Hola
-¿Qué haces levantada a estas horas?
-No podía dormir, Larry ronca mucho.
-Ya, es muy dificil dormir a su lado.
-... ¿y tú?
-He tenido una pesadilla.
-Ya... Creo que voy a cortar con él
-¿Qué? Hazme, NO debes
-¿Por qué?
-Porque el te ama, eres su vida.
-Sí, ya, pero yo ya... no le quiero.
-A ver... sé que Larry es un poco cabroncete, pero esa no es razón para cortar con él, todo el mundo tiene defectos
-No le quiero y no hay más.
-¿Qué pasa?- Era Larry que se había despertado por causa del alboroto que habíamos formado, o más bien el que había formado yo.
-Nada cari ¿ya estas despierto?
-Con este ruido como para no estarlo... ¿es que no me ves?
-Te prepararé algo.
-Okey.
Cuando Larry se fue de la cocina. Me quedé mirando a María. No sabía qué hacer, ella no era parte de mi vida pero era la novia de mi amigo y compañero de piso.
Cuando Bea se despertó se lo conté todo.
-¿Y por qué no me lo ha dicho a mí?
-No lo sé, como yo soy amigo de Larry... y fue a mi a quien vio primero.
-Pero... ¿y si tú le gustas?
-¿Yo? jajaja qué gran chiste, eres muy graciosa.
-No es broma.- No me lo podía creer, iba en serio.
-Olvidate de eso.- suspiré.- no sé que hacer Bea.
-Venga... no te pongas así.
-Es que, es mi amigo.
-Tranquilo, tarde o temprano la convenceremos.
-Eso espero... bueno, me voy a trabajar.
-Adiós, un beso.
Me besó, cogí mi moto y me fui a la oficina. Ya iba pensando en comprarme un coche, ya que a veces iba a la oficina con traje, y no quedaba muy bien.
-Oye Álvaro tienes que llevarle el informe al jefe.- Era uno de mis compañeros. Un tipo majo y algo serio, pero agradable.
-Vale, ahora voy.
Mi se jefe se llamaba Mario, era un hombre más o menos enano, como un hobbit del seños de los anillos, parecido pero bueno. En la vida real me sentaba por las noches a ver pelis friquis, pf...
Tenía una barba blanca, y ne la cabeza tiene poco, por no decir nada de pelo. Tenía los ojos negros y profundos, irradiaban soledad, una soledad que engullía poco a poco.
Era el típico 'gordo y bajito', el jefe plasta de las películas, pero no tanto como para ser además exigente.
-¿se puede?
-Adelante, le estaba esperando.
Su despacho era oscuro y triste, estaba muy mal decorado solo había una mesa con una lámpara de color ceniza, unos sillones viejos y destartalados, y unos pocos cuadros. Se nota que llevaba muchos años allí.
-Aquí tiene su informe señor.
-Vale déjalo aquí y vete a trabajar.
Ni una sonrisa. Qué pena. En estos lugares es mejor ser optimista.

Víve mejor cap- 23

Al terminar el cumple, Bea se acercó a su hermana y la abrazó.
-Iré más a menudo a visitaros ¿vale?- dijo mientras la abrazaba.
-¿Cómo has sabido que estaba triste por eso?
-me lo ha dicho un pajarito
-pues ese pajarito es muy cotilla
Bea sonrió alegre.
-Bueno, pero si me vienes a visitar puedes traer también a Álvaro y a Lucas.
-Oh vaya, qué detalle
-Es que soy muy buena
-gracias
Cuando Bea terminó de despedirse de su hermana volvimos a casa.
-Vaya día- dijo ella.
-Sí, estoy agotado
-¿Quieres comer algo?
-No te molestes, ya me hago yo la cena.
-Tranquilo, no iba a hacertela.- Dijo bromeando.
Yo me hice un huevo con salchichas, total ya había comido bastante en la fiesta. Cuando terminamos de cenar apareció Larry con su novia Maria.
-Hola, ¿se puede?- Dijo Larry un poco serio.
-Claro, esta también es tu casa.- respondió Bea.
Ella ya vivia practicamente conmigo, por ahora Bea y Larry se llevan bien y Bea y María mejor que bien.
-¡Hombre María! ¿Qué tal te va?- Dijo mientras le daba dos besos.
-Aquí con Larry, ¿no os habremos interrumpido cenando?
-Que va, si hemos terminado.- Dijo Bea cuando yo estaba mojando el plan en la yema del huevo.
-Yo no.- Dije con la boca llena.
-¡Tío no hables con la boca llena!- Dijo Larry.
De la risa que me dió casi me atraganto.
-Te lo dije.
-(Masticando) gracias por la recomendación.
-De nada.
Cuando ya terminé de cenar, me fui a la habitación, me puse el pijama, y esperé tumbado a Bea mientras se despedía de María. Finalmente nos acostamos.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Víve mejor cap- 22

Al despertarme, tube una gran alegría ya que Bea seguía conmigo, a mi lado, dormida con su precioso cabello brillante y su camisón de seda, y no había cambiado de edad. Quise aprovechar ese día con Bea. Desayunamos juntos, fuimos a patinar por la plaza,y a tomar un helado en un kiosko. Fue un dia estupendo ya que fuimos a un parque de atracciones por la noche y nos montamos en la noria mientras esta giraba lentamente, fue muy romántico. Siguieron pasando los días y aún no había cambiado de edad, alomejor mi oportunidad había llegado a su fin y me iba a quedar así.
-Cari
-Ehh, sí ¿qué?
-¿En qué estabas pensando?
-Eh, nada nada
-siempre estás pensativo
-lo sé...
-bueno, mañana es el cumple de Luci y me gustaría que tu hermano y ella se conociesen
-Ah sí, claro me parece buena idea
-entonces ¿y si llamas a tus padres para que vengan?
-sí vale
Mis padres llegaron a la mañana siguiente de Murcia. Mientras Lucas y Lucía jugaban entre ellos, mis padres, Bea y yo hablábamos. Unos minutos después, Luci se acercó a Bea.
-Bea ¡me gusta mucho Lucas! ¿Puedo invitarle a mi cumple?- Dijo Luci animada.
-Es tu cumple, invita a quien quieras.
-¡Qué bien! Oye, ¿Álvaro y tú os vais a casar?
-Jaja no Luci, ahora mismo no...- yo oía la conversación, Bea y yo nos miramos y nos sonreímos. Esa noche, en mi casa Bea y yo estubimos hablando, mis padres y Lucas se quedaron en un hotel.
-Oye cari...- empecé.
-Dime
-había pensado, que podrías mudar ya tus cosas aquí, y así oficialmente viviríamos juntos
-lo he pensado pero, me gustaría que viviésemos los dos solos. Sin compartir el piso con Larry.
-¿por qué? ¿no te cae bien?
-Bueno... no es solo por eso, ella trae muchas veces a su novia y los cuatro...
-Mira mañana, en el cumple de tu hermana, hablas con él, conversáis. Descubrirás que es majo, y se le acaba cogiendo cariño.- Dije mientras le guiñaba un ojo.
Al día siguiente estábamos en un centro de estos para cumpleaños.
Todos los niños con gorritos de punta, pizza y bebidas. Lucas se lopasaba muy bien aunque hubiese ninños más pequeños que él.
Bea hablaba con Larry mientras yo miraba a Lucía.
Bea decía que necesitaba amigos, sin embargo Luci invitó a mucha gente. Será que lo que necesitaba era un poco ayuda porque estaba pasando una mala racha. Pero parecía que ese cumple le hizo sonreir.
Al rato Lucas vino hacia mi.
-Oye- dijo- ¿sabes que Lucía estaba triste?
-¿si? ¿por qué?
-porque echaba de menos a su hermana Bea y eso le deprimía.
Al oir eso, supe que Lucía y los padres de Bea vivían en otro sitio, al igual que mis padres y mi hermano. Bea se quedó en Madrid. Lucas se fue y yo se lo conté todo a Bea.

Víve mejor cap-21

En la fiesta, Bea y yo bailamos y charlamos mucho, al principio no sabíamos de qué, hasta que ella sacó un tema sobre su familia.
-Yo tengo una hermana pequeña, se llama Lucía- empezó diciendo.- Es imperactiva y nunca está quieta, es un torbellino.
-Jeje, yo tengo un hermano pequeño
-pues un día se podrían ver y jugar juntos
-sí, estaría bien
-¿y cómo se llama?
-Lucas
-¿Cuántos años tiene?
-Nueve
-Luci tiene siete, pero pronto es su cumple y necesita un amigo, siempre está hablando con las muñecas
-jeje
-oye... Álvaro
-¿si?
-¿te apetece salir un rato a dar una vuelta? Luego llegaremos para la tarta.
-Claro, voy a avisar a los demás.
Salimos andando lentamente mientras seguíamos hablando.
-Y ¿tienes novio?- pregunté yo.
-No... ¿tú tienes novia?
-Pues no... ¿ya has empezado con lo de enfermera?
-Caray, ¿todabía te acuerdas de eso?
-claro, me lo dijiste cuando me enseñabas con el monopatín, ¿sigues patinando?
-de vez en cuando...
Sin darnos cuenta, seguimos hablando horas y horas, al final no volvimos a la fiesta. Bea quería ir a algun sitio bonito conmigo. Íntimo. Y ya que llegamos a mi casa, fuimos en la moto.
Bea se agarró a mi, así como abrazándome. A mi... me gustaba. Llegamos a un pequeño campo abandonado, en el que Dani, Blas y los demás solíamos jugar. Por la noche se veía hermoso. Había luciérnagas, la luna era y grande y brillante, acompañada por las estrellas. Nos tumbamos en el cesped contemplando el cielo. Era un momento... mágico, el estar allí, con Bea. Estaba sintiendo cosas por ella. Me gustaba. Le cogí de la mano, y me miró.
Pasamos un rato mirándonos; cuando nos pusimos de pie, nos besamos.
Volvimos en moto a mi casa, y se quedó a dormir. Tube un sentimiento de culpabilidad por un momento, ya que en el fondo, yo tenía trece años más que Bea, pero siempre se dice, que el no cumple de edades.

Víve mejor cap- 20

Me quedé a dormir en casa, y a la mañana siguiente me fue de nuevo a Madrid. Llegué a mi casa y Larry estaba en su cuarto esduando.
-Hola Larry ya he llegado- le dije asomandome por la puerta.
-Vale
-¿qué haces?
-me he quedado, la noche en vela, para hacer el trabajo. Ayer no me dio tiempo porque hice una fiesta por la noche.
-¿Ah sí? pues el salón está impecable.
-María limpió.
-Ajá... oye ¿quieres que te ayude?
-¿sabes algo de informática?
-Bueno algo sé. Anda deja que te ayude.
Hicimos el trabajo entre los dos y las cosas que no sabía, yo se las explicaba.
El Lunes, Larry fue a las clases e hizo el examen de primera, y el trabajo también quedó aprobado. Cuando llegó me dio las gracias.
-No es nada- respondí.
-¿Sabes qué? Eres un tío legal, y me alegro de que encontrara tu anuncio. ¿Por qué querías un compañero?
-Bueno, me sentía solo y además así, las facturas se repartían.
-Claro...
Fue increíble que consiguiera hacerme amigo de Larry, me caía bien y me gustaba.
Por la noche, arropado en la cama, pensé que iba a tener de nuevo el sueño, e iba a tener una edad diferente, pero no tuve ningún sueño ni oí ninguna voz. Al despertar, no había cambiado nada. Era un día normal y corriente con 23 años. No supe que más tenía que hacer. Desayuné, me duché, me vestí, etc. Ese día me tocaba libre. Vi el calendario un momento y vi que hoy era 10 de Marzo. Mi cumpleaños. Dios no quería cambiarme de edad porque sería una tontería cuando ya iba a cambiar solito. Tocaron el timbre, no lo podía creer.
-¡Hola Álvaro, felicidades!- Era Beatriz, bueno, Bea.
-¡Hola, cuánto tiempo!
-Sí bueno, ¿cuántos cumples?
-¿Cómo te acuerdas de que es mi cumpleaños?
-Me lo ha recordado Blas, y sí, conozco a Blas.
-Cumplo 24.
-Qué mayorcito, anda ven que quiero darte un regalo.
-¿A dónde vamos?
-Ahora verás.
Tardamos un poco en ir a ese sitio. Y cuando llegamos, era mi oficina, subimos en el ascensor y llegamos a la sala donde trabajaba. Al abrir la puerta las luces estaban apagadas, Bea las encendió y todo el mundo gritó, "¡¡Sorpresa!!".
Era increíbles, jamás me habían hecho una fiesta, estaban todos mis compañeros de oficina, incluido Blas. También estaban Dani, David y Carlos. Y también estaba Larry.
Había música, tarta y adornos.

Víve mejor cap-19

Tras unas horas de viaje, bajé corriendo y fue a casa de mis padres. Al llegar a casa, allí los vi, mamá y papá, juntos. Era una experiencia nueva verlos juntos a esa edad, ya que en la vida real ya estaban divorciados. Nos saludamos, nos abrazamos y hablamos.
-Papá, ¿dónde está...?- Como no sabía el nombre no podía terminar la frase.
-Lucas, sí, está en su cuarto.
Lucas... justo el nombre que yo quería, me impresionó, ¿mis padres me leían la mente o algo?
Subí arriba, me equivoqué una vez con el cuarto de mis padres hasta que asomé la cabeza en el cuarto de Lucas. Oía su voz.
-¡Atrévete con mi super rayo mortal! ¡Oh no!- Estaba jugando con los muñecos.
-Hola...- Susurré en voz baja.
-¿Álvaro? ¡Álvaro qué bien, has venido!
-Jajaja vale vale, déjame que te vea.
Me sentí feliz cuando me dio el abrazo, y al ver su rostro, me quedé un poco sorprendido. Tenía los ojos verdes de mi padre y el pelo rubio de mi madre. No se parecía mucho a mi, pero daba un aire que se notaba que era mi hermano. Le cogí y le volví a dar un abrazo muy fuerte.
-Mmmm, me axfisias.
-Jeje perdón. ¿Cuántos años tienes ya?
-Nueve. No puedes acordarte de mi edad porque estas en otro sitio ¿verdad?
-Bueno... es que me estoy haciendo muy mayor y los mayores se olvidan.
-Joo lo dudo. Papá dice que estás en la edad rebelde.
Nos empezamos a reir, luego jugué con él a los muñecos y cenamos todos juntos.
-¿Llevas pulsera?- Me preguntó en la mesa.
-Sí.
-¿Los chicos de tu edad llevan pulseras?
-Sí, pero de otra forma; más como... playera. Toma, yo te doy la mía, algún día irás poniéndola de moda.
-¡Guau! ¡gracias!

Víve mejor cap-18

Llegué a la oficina y me saludaron varios compañeros, la verdad es que no sabía quien eran.
-¡Hola!- reconocía la voz, era el que me había cogido el teléfono.
-¡David, cuánto tiempo!- no podía creerlo, a David solo le vi a los 12 y a los 14 años en las diferentes oportunidades. Él fué a una universidad, al igual que Blas y Carlos. Tras saludar a David, le di un abrazo, él se quedó un poco sorprendido porque él ya me veía desde que entré en la oficina.
-Bueno, no estudiamos juntos pero es para tanto-dijo después del abrazo- venga a trabajar.
-Okey.
Al terminar de trabajar me tomé un café con David y otros compañeros que acabaron cayéndome bien. Nada más salir de casa, Larry ya había llamado a su chica.
-Hola Álvaro, esta es María, María este es Álvaro.
-Genial... oye- no, decidí que no me iba a alterar-... ¿qué estáis viendo?
-Una peli muy chula, ¿te apuntas?
-Claro, y pasadme las palomitas.
Pasaron unas horas y Larry y María fueron a la habitación de Larry. Dejándome dormido en el sofá. Por dentro era un adulta y de vez en cuando una siesta iba bien.
Por la noche estaba cenando una pizza con Larry y hablamos:
-Y dime ¿tienes novia?- me preguntó.
-Puees no, yo no te pregunto lo mismo porque ya lo he visto.
-Jeje... y ¿tienes hermanos?
-Pues no soy hijo u... espera- había olvidado lo de mi nuevo hermano.- Tengo un hermano pequeño
-¿Cómo se llama?
-eeh...- Dios me había cambiado de edad antes de que decidiéramos el nombre.- Luego te lo digo, tengo que madrugar mañana, ya sabes, el trabajo cansa.
-Mañana es Sábado.
-Eeh, buenas noches.
El Sábado me desperté cerca de las 10:30, desayuné corriendo y me fui a la estación de autobuses, para coger un billete de Murcia para ver a mis padres.