Recetas {cursor: url("http://downloads.totallyfreecursors.com/cursor_files/rainbow-ani.ani"), url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/rainbow-ani.gif"), auto;}body { font: normal normal 14px Calligraffitti; color: #502107; background: #426e5f url(http://1.bp.blogspot.com/-I1P52IWmU-M/TrMFp_XE27I/AAAAAAAAASQ/qaCFNtVXMpA/s0/imagesCAKIJ4WM.jpg) repeat scroll top left; padding: 0 40px 40px 40px; } html body .region-inner { min-width: 0; max-width: 100%; width: auto; } a:link { text-decoration:none; color: #502107; } a:visited { text-decoration:none; color: #502107; } a:hover { text-decoration:underline; color: #ffffff; } .body-fauxcolumn-outer .fauxcolumn-inner { background: transparent none repeat scroll top left; _background-image: none; } .body-fauxcolumn-outer .cap-top { position: absolute; z-index: 1; height: 400px; width: 100%; background: #426e5f url(http://1.bp.blogspot.com/-I1P52IWmU-M/TrMFp_XE27I/AAAAAAAAASQ/qaCFNtVXMpA/s0/imagesCAKIJ4WM.jpg) repeat scroll top left; } .body-fauxcolumn-outer .cap-top .cap-left { width: 100%; background: transparent none repeat-x scroll top left; _background-image: none; } .content-outer { -moz-box-shadow: 0 0 40px rgba(0, 0, 0, .15); -webkit-box-shadow: 0 0 5px rgba(0, 0, 0, .15); -goog-ms-box-shadow: 0 0 10px #333333; box-shadow: 0 0 40px rgba(0, 0, 0, .15); margin-bottom: 1px; } .content-inner { padding: 10px 10px; } .content-inner { background-color: #a5753e; } /* Header ----------------------------------------------- */ .header-outer { background: transparent url(http://www.blogblog.com/1kt/simple/gradients_light.png) repeat-x scroll 0 -400px; _background-image: none; } .Header h1 { font: normal normal 50px Calligraffitti; color: #502107; text-shadow: 1px 2px 3px rgba(0, 0, 0, .2); } .Header h1 a { color: #502107; } .Header .description { font-size: 140%; color: #ffffff; } .header-inner .Header .titlewrapper { padding: 22px 30px; } .header-inner .Header .descriptionwrapper { padding: 0 30px; } /* Tabs ----------------------------------------------- */ .tabs-inner .section:first-child { border-top: 0 solid #e0efee; } .tabs-inner .section:first-child ul { margin-top: -0; border-top: 0 solid #e0efee; border-left: 0 solid #e0efee; border-right: 0 solid #e0efee; } .tabs-inner .widget ul { background: #e7d4bf none repeat-x scroll 0 -800px; _background-image: none; border-bottom: 1px solid #e0efee; margin-top: 0; margin-left: -30px; margin-right: -30px; } .tabs-inner .widget li a { display: inline-block; padding: .6em 1em; font: normal normal 16px Calligraffitti; color: #502107; border-left: 1px solid #a5753e; border-right: 1px solid #e0efee; } .tabs-inner .widget li:first-child a { border-left: none; } .tabs-inner .widget li.selected a, .tabs-inner .widget li a:hover { color: #502107; background-color: #eedac4; text-decoration: none; } /* Columns ----------------------------------------------- */ .main-outer { border-top: 0 solid #e0efee; } .fauxcolumn-left-outer .fauxcolumn-inner { border-right: 1px solid #e0efee; } .fauxcolumn-right-outer .fauxcolumn-inner { border-left: 1px solid #e0efee; } /* Headings ----------------------------------------------- */ h2 { margin: 0 0 1em 0; font: normal bold 12px Calligraffitti; color: #502107; text-transform: uppercase; } /* Widgets ----------------------------------------------- */ .widget .zippy { color: transparent; text-shadow: 2px 2px 1px rgba(0, 0, 0, .1); } .widget .popular-posts ul { list-style: none; } /* Posts ----------------------------------------------- */ .date-header span { background-color: transparent; color: #502107; padding: inherit; letter-spacing: inherit; margin: inherit; } .main-inner { padding-top: 30px; padding-bottom: 30px; } .main-inner .column-center-inner { padding: 0 15px; } .main-inner .column-center-inner .section { margin: 0 15px; } .post { margin: 0 0 25px 0; } h3.post-title, .comments h4 { font: normal normal 20px Calligraffitti; margin: .75em 0 0; } .post-body { font-size: 110%; line-height: 1.4; position: relative; } .post-body img, .post-body .tr-caption-container, .Profile img, .Image img, .BlogList .item-thumbnail img { padding: 2px; background: #ffffff; border: 1px solid #f0f0f0; -moz-box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); -webkit-box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); box-shadow: 1px 1px 5px rgba(0, 0, 0, .1); } .post-body img, .post-body .tr-caption-container { padding: 5px; } .post-body .tr-caption-container { color: #4c4c4c; } .post-body .tr-caption-container img { padding: 0; background: transparent; border: none; -moz-box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); -webkit-box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); box-shadow: 0 0 0 rgba(0, 0, 0, .1); } .post-header { margin: 0 0 1.5em; line-height: 1.6; font-size: 90%; } .post-footer { margin: 20px -2px 0; padding: 5px 10px; color: #502107; background-color: #e0edef; border-bottom: 1px solid #f0f0f0; line-height: 1.6; font-size: 90%; } #comments .comment-author { padding-top: 1.5em; border-top: 1px solid #e0efee; background-position: 0 1.5em; } #comments .comment-author:first-child { padding-top: 0; border-top: none; } .avatar-image-container { margin: .2em 0 0; } #comments .avatar-image-container img { border: 1px solid #f0f0f0; } /* Accents ---------------------------------------------- */ .section-columns td.columns-cell { border-left: 1px solid #e0efee; } .blog-pager { background: transparent none no-repeat scroll top center; } .blog-pager-older-link, .home-link, .blog-pager-newer-link { background-color: #a5753e; padding: 5px; } .footer-outer { border-top: 0 dashed #bbbbbb; } /* Mobile ----------------------------------------------- */ body.mobile { background-size: auto; } .mobile .body-fauxcolumn-outer { background: transparent none repeat scroll top left; } .mobile .body-fauxcolumn-outer .cap-top { background-size: 100% auto; } .mobile .content-outer { -webkit-box-shadow: 0 0 3px rgba(0, 0, 0, .15); box-shadow: 0 0 3px rgba(0, 0, 0, .15); padding: 0 40px; } body.mobile .AdSense { margin: 0 -40px; } .mobile .tabs-inner .widget ul { margin-left: 0; margin-right: 0; } .mobile .post { margin: 0; } .mobile .main-inner .column-center-inner .section { margin: 0; } .mobile .date-header span { padding: 0.1em 10px; margin: 0 -10px; } .mobile h3.post-title { margin: 0; } .mobile .blog-pager { background: transparent none no-repeat scroll top center; } .mobile .footer-outer { border-top: none; } .mobile .main-inner, .mobile .footer-inner { background-color: #a5753e; } .mobile-index-contents { color: #502107; } .mobile-link-button { background-color: #502107; } .mobile-link-button a:link, .mobile-link-button a:visited { color: #ffffff; } .mobile .tabs-inner .section:first-child { border-top: none; } .mobile .tabs-inner .PageList .widget-content { background-color: #eedac4; color: #502107; border-top: 1px solid #e0efee; border-bottom: 1px solid #e0efee; } .mobile .tabs-inner .PageList .widget-content .pagelist-arrow { border-left: 1px solid #e0efee; } -->

viernes, 23 de diciembre de 2011

Vive mejor- Capítulo 17

De nuevo soñé con esa luz, y sonó la voz de Dios.
-Muy bien-dijo-sigue así.
Solo me dijo eso. Temí que llegara mi hora, pero no fue así. Me desperté en mi piso donde vivía con Larry, supuse que ya había acabado mi oportunidad. No sabía que hacer, necesitaba hablar con alguien y fui a la habitacion de Larry, pero no había nadie, ni tampoco había lámpara, ni ropa en el armario, no había nada de nada, solo los muebles vacíos. Pensé que Larry se había mudado hasta que entreé en el baño para lavarme la cara, me miré en el espejo y vi que aún era joven. No tanto como para tener 18, pero tampoco para tener 36.
Ya me acordaba, a los 23 años me compré el piso y aún no tenía a Larry como compañero. Aunque tarde o temprano Larry vio el anuncio y vino corriendo. Dios querría que... fuese más amigo de Larry. O quizá quería otra cosa pero algo me puso en esta edad.
Después de desayunar, llamaron a la puerta y era Larry que venía por lo del piso.
-¡Hola Larry!- Le saludé.
-¿Cómo sabes mi nombre?- Me respondió confuso, lo dige sin querer.
-Perdona me he equivocado, es que te pareces mucho a un familiar.
-Aah, bueno que vengo por lo del compañero de piso, ¿eres Alvaro no?
-Sí, sí soy yo, ven te enseño tu cuarto
Mientras colocaba sus cosas, yo me duché y me vestí y luego hablamos.
-¿Eres de aquí?- preguntó Larry.
-sí, bueno, fui a la universidad de Madrid.
-aah, yo estoy yendo a la universidad, tengo 19 años
-¿estudias informatica?
-eeh sí ¿y tú?
-oh puees, eeh...- lo había olvidado, no sé si lo que hice en el pasado hizo que estudiase otra carrera.- perdona ahora vuelvo.
Fui a mi cuarto y busqué la agenda que llevo siempre. Llamé donde ponía "trabajo".
-¿Sí?- contestaron. No reconocía la voz.
-Eeh, hola
-¿Alvaro?
-eeh sí
-hombre Alvaro, ¿qué pasa dónde estas?
-En casa
-pues ven ya, que el jefe se enfada`
-¿ir a donde?
-pues a la oficina
-ah claro, ya voy, ¡espera! ¿qué calle?
-San Vicente
-Vale adiós.- Me alegraba mucho de trabajar en una oficina, no sé como había llegado a ello.
-Larry, me voy al trabajo, por cierto ¡trabajo en una oficina!- Me fui para allá, y en frente de casa tenía una moto, mi propia moto: era roja y negra, que tenía una placa que ponía mi nombre. Me habría convencido Bea para comprarmela.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Vive mejor- Capítulo 16

Estuve toda la noche dandole vueltas a todo. Admito que Bea me gustaba un poco, pero a la vez quise quitar esos sentimientos de la cabeza. ¿Qué podía pasar? Después de todo, tiene 18 años, está en la edad adulta, y la edad no importa... pero acabé cansandome de pensar y me dormí.
Al día siguiente, Ryan fue a desayunar conmigo y de lejos veía a Bea con sus amigas. A continuación se acercó Dani y se sentó en la mesa.
-¿Qué tal? -Me preguntó Dani.
-Bien
-¿no tienes nada que contarme?
-mm, no
-¿ah no? ¿no vas a enseñarle cosas a Bea?
-Sí, voy a enseñarle Física y otras materias
-que calladito te lo tenías
-¿cómo?
-venga admitelo, te quieres ligar a Bea
-¿qué dices? A mi no me gusta, ni quiero que sea mi novia, eso sería... inadecuado.
No sabía que Bea estaba escuchando la conversación.
Por la noche fui a la habitación de Bea para empezar con las clases.
-Hola Bea, ¿lista para aprender? -le dije.
-Mejor no te molestes -No sabía a que se refería.
-¿Por qué?
-Es mejor que no seamos amigos, a ver si alguien va a meter la pata y va a provocar algo inadecuado.
-Aah... no me refería a eso cuando hablaba con Dani.
-¿entonces?
-que, es mejor que solo seamos amigos
-pues has conseguido más que eso- Y me cerró la puerta en las narices.
Me sentí muy mal, Bea me caía bien y no quería que nuestra amistad terminase. Decidí darle una sorpresa ya que faltaba poco para la hora de cenar. Cuando Dani llamó a Bea para que fuera a mi habitación, ella fue y encontró una mesa cubierta con un mantel blanco tipo restaurante, cubierto de rosas, una botella de vino, dos copas, dos platos y a mi con lo más arreglado que tenía en el armario.
-Álvaro... ¿qué...?
-Anda sientate y cena
Pasamos una estupenda cena, estuvimos hablando un rato.
-Y... ¿me perdonas?- Le pregunté.
-Claro...
Me alegré de que hiciéramos las paces. yo en las universidad no es que hablase mucho con chicas, siempre estaba con Ryan y Dani o estudiando en el cuarto, lo cual era un poco lamentable ya que al final acabé en un empleo que no me gustaba. Esa noche dormí sabiendo que todo se había solucionado.

Vive mejor- Capítulo 15

Se paró la música, y pusieron una sevillana. Dos mujeres entraron bailando. Bea y yo aplaudimos sonrientes y todos siguieron los aplausos. Beatriz me empujó de la barra y me animó para que bailara; aunque me sentía ridículo, me puse a bailar mientras los dos nos reíamos. Le cogí de la mano y bailamos los dos. Las sevillamas dejaron de bailar para aplaudirnos a nosotros junto con todos los del bar, nos lo pasamos muy bien con la música y los aplausos.
Al acabar el baile, una de las sevillanas me dio una rosa por detrás, y yo se la regalé a Bea.
Al lado de la universidad había un kiosko y fuimos allí en la moto.
-¿Por qué un kiosko pudiendo comer en el bar?- Pregunté mientras íbamos en la moto.
-Es una excusa para poder montar de nuevo.
Nos quedamos sentados en el banco comiendo los perritos calientes que compramos en el kiosko.
Estábamos muy callados y me animé a sacar un tema de conversación.
-Bonito relog.- Dije.
-Aah gracias, el profe de Física casi me lo quita.
-¿Por qué?
-Porque me tiene manía, a parte de que no me sé nada de Física.
-Yo puedo enseñarte.
-Si tu llegas siempre tarde a clase.
-Esa no es razón para que no sepa Física.
-Ah vale
-Pero... ¿es sólo Física lo que llevas mal?
-Bueno.. también Mates, Lengua...
-Pues te enseñaré
-¡Gracias! bueno será mejor que nos vayamos...
Llegamos a la universidad, nos despedimos en mi habitación. Dani y Ryan ya estaban dormidos. Bea quiso besarme en los labios. Pero yo lo continué con un beso en la mejilla, y se fue un poco apenada.

Vive mejor- Capítulo 14

-Jaja, hace mucho que no patinas eh.- Dijo Beatriz.
-Pero si patinó ayer- Dijo Dani- será que tiene resaca
-Dani, yo no bebo
-Ya claro, no me engañes
Tras unas horas de práctica, al final le cogí el tranquillo. Beatriz iba a mi clase, quería ser cinetífica, o eso es lo que quería de pequeña. Con lo que hablábamos, me dijo que quería ser enfermera.
Por la noche nos sentamos todos en corro. Yo estaba entre Beatriz y Ryan, y Beatriz me cogió de la mano, creo que le gustaba pero yo la veía a ella como una rebelde de 18 años. Por fuera yo había cambiado, pero por dentro seguía siendo un adulto.
Al día siguiente, Dani me despertó.
-¿Otra vez me he dormido? - pregunté cansado.
-¿qué dices? hoy es sábado- dijo Dani.
-Aah...
-Venga vistete, vamonos a desayunar.
Cuando estábamos en la mesa tomando café con las tostadas, una chica se acercó a Dani y le dio un beso en la mejilla, después se fue.
-¿Quien es?- pregunté.
-Silvia... estas 'empanao' eh.
-¿Tu novia?
-No, mi tia ¿quien va a ser?
Después de desayunar, Dani y Ryan se fueron a dar una vuelta, yo me fui a la habitación a apuntar las cosas que tenía que saber: mi clase, las asignaturas de cada día, los exámenes, etc. Cuando terminé, llamaron a la puerta, era Beatriz.
-Hola Álvaro
-Hola.
-No me gusta Beatriz, llamame Bea
-Vale
-¿Quieres salir? Ya me he comprado una moto.
-Eeeh, bueno... no tengo nada que hacer.
Me monté en la moto con ella, me dijo que le cojiera por la cintura. Íbamos muy rápido, la verdad es que no sabía a donde me llevaba, pero era una buena sensación que el viento me diera en la cara.
Tras unos 6 minutos en moto, nos bajamos.
-¿Dónde estamos?-pregunté.
-Oh perdona no te he dicho nada; es sólo un bar muy conocido por este barrio, a mi me pareció agradable.
Me convenció la idea y entramos. Era muy luminoso, estaba lleno de gente y sonaba una música muy familiar. Nos sentamos en la barra, ella se pidió un vodka y yo una cerveza.
-Una cerveza, no me lo esperaba.- Dijo un poco asombrada.
-Bueno, está buena y es una de las bebidas alcohólicas más sanas.
-Vaya, que listo.
-Jeje...

domingo, 13 de noviembre de 2011

Vive mejor- Capítulo 13


Al día siguiente me desperté de nuevo en otra habitación. Pensé que Dios me había cambiado de edad, me levanté y me miré en el espejo. No tenía ni quince ni dieciséis años, tenía nada menos que dieciocho años. Según recuerdo, en aquella edad estaba en la universidad, estudiando para mi carrera. Yo iba a ser médico, pero unas circunstancias acabé siendo encargado de supermercado. Compartía habitación con Dani y Ryan, un estudiante de intercambio. Pero no estaba ninguno de los dos en ese momento. Cuando me iba a vestir, sonó el móvil.

-¿Sí?- Contesté.

-Venga tío, que te ponen falta.- escuché una voz que me resultaba familiar.

-¿Dani?- pregunté-

-No, tu abuela, ¡espabila y ven a clase!- colgó.

Le había cambiado bastante la voz pues no la recordaba. Olvidaba que volvía a tener dieciocho años.

Me vestí corriendo y me fui a clase, pero… ¿dónde estaba?

Me equivoqué dos veces de clase, yo sólo buscaba a Dani. Hasta que al final lo encontré, aula m-3, llegué veinte minutos tarde.

-Retraso, Álvaro. Siéntate y guarda silencio.- Dijo el profesor.

Al acabar la clase, Dani me echó la bronca.

-Tío, tienes que dejar de dormir como un tronco.

-Lo siento es que…

-Es igual, oye ¿vamos esta tarde a “el rodeo”?

-¿Cómo?- No sabía a lo que se refería, o a lo mejor sí pero no lo recordaba. Se me olvidan las cosas con facilidad.

-El rodeo, ya sabes, la plaza donde patinamos.

-Ah claro…- Ya me acordaba. En la universidad éramos todos unos magníficos skaters. Practicábamos siempre, y participábamos en competiciones. Por desgracia en ese momento, tras años sin hacerlo, no tenía ni idea.

-Bien, pero ahora estudiamos un poco eh- dijo Dani mientras se marchaba.

Por la tarde fuimos a el rodeo. Temía montar en el monopatín y hacer el ridículo. Allí siempre iba gente mirándonos o aprendiendo.

Era como a los doce años, cuando todos los de nuestra clase nos animaban en los partidos de futbol. Entre los patinadores estaba Beatriz Conejero, una de las mejores skaters que enseñaba a los que querían patinar. Cuando me vio patinar tan mal, se ofreció a echarme una mano.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Vive mejor- Capítulo 12


Me quedé con la boca abierta, no sabía que decir.

-¿Y bien? ¿Álvaro?- Dijo mi madre.

-¿Álvaro…?- Mi padre comprobaba si seguía respirando.

-Es genial, de verdad, es genial.- Dije mientras me lanzaba a los brazos de mi madre para abrazarla.

-Tienes que decidir con nosotros su nombre.

-¡Sí! Qué te parece si se llama… Fran ¡no!, Luis ¡no! Carlos ¡no! ...

-Hey … para el carro hijo, aún no sabemos su sexo.- Dijo mi padre.

-Pues yo digo que va a ser niño.- Dije seguro.

-¿Y si fuera niña?-Dijo mi padre de nuevo.

-Pues… María ¡no!, Amalia ¡no! Silvia…

-Vaya parece que te ha entusiasmado mucho la idea.- Dijo mi madre.

-¡Sí!

-Qué te parece si salimos dentro de un rato a celebrarlo.

-Vale, ahora vengo.

Estaba realmente sorprendido, Dios había dicho que iba a tener un hermano y así era. Estaba seguro de que sería un niño el que naciera, y se llamaría Lucas, mi hermanito Lucas.

Fui rápidamente a contárselo todo a mis cuatro mejores amigos, Blas, Carlos, Dani y David.

-Un hermano, que guay- Dijo Dani.

-Te será un plomazo agobio y te echarán a ti toda la culpa.- Dijo Blas.

-Oh venga, no será para tanto.- Respondí.

-Yo no lo sé, a mi no me mires, soy el pequeño.- Dijo Carlos.

-¿Y tú David?- Pregunté.

-Bueno, tener hermano es muy guay, si te aburres puedes recurrir a él, puede darte consejos y tú a él. A mí me gustaría, la verdad.

-Sí… claro… jejeje- Dijo Dani que se empezó a reír junto con todos, incluido yo.

Después de un buen rato de charla, nos fuimos cada uno a nuestra casa, menos Blas, que se a dormir a la mía. Al final mis padres se fueron solos celebrarlo porque yo me quedé hablando con los demás.

-Oye, ¿y qué tal llevas lo de Puki?

Puki, el perro, ya había muerto. Pero no me molestaba.

-Pues la verdad es que bien, se le echa mucho en falta pero lo normal.

Después de cenar empezamos a hablar y no paramos hasta las tres o algo así, pero me lo había pasado muy bien, como nunca diría yo.

Vive mejor- Capítulo 11


Tuve un sueño muy raro, no era una pesadilla. En el sueño estaba en una habitación oscura, vestía un camisón blanco y me veía como era antes, un adulto. Mientras observaba a mi alrededor vi como una luz se encendía, y se oyó esa voz que antes había oído.

-Hola Álvaro.

-Ho-hola.

-¿Te acuerdas de mi?

-Me… parece que sí… ¡un momento! ¿Eres… Dios?- Dije dudando.

-Sí, el mismo.

-¿Ya ha terminado mi oportunidad?

-No, solo quería decirte que, como te habrás dado cuenta, no has pasado por todas las edades.

-Sí, ¿por qué?

-Porque, debes saber que yo no puedo hacer todo el trabajo.

-¿A qué se refiere?

-A que, debes vivir algo más con tu familia, para que esta edad sea aprovechada al máximo.

-¿El qué?

-El tener un hermano.

-¿Un hermano?

-Un hermano puede ser lo mejor o lo peor, pero para tu madre y tu padre y sobre todo para ti es lo mejor.

-…- No supe que decir.

-Adiós Álvaro.

Antes de que pudiese decir algo, tuve la misma sensación que antes, todo se caía a mi alrededor, y de repente caí sobre algo mullido y blando, mi cama.

Intenté dormirme pero no podía, era un poco difícil, después de esa última visita. Tener un hermano…

A la mañana siguiente me levanté de la cama, subí las persianas, y me arreglé para desayunar. Como siempre allí estaba la leche y mis cereales preferidos. Mientras desayunaba, veía a mi madre sacar cajas del armario, en las que ponía mi nombre.

-Mamá, ¿qué son esas cajas?

-Son cosas de cuando eras pequeño.

-¿Y para qué las quieres?

-Ooh es verdad, tenemos que darte la noticia.

-¿qué noticia?

-¡Juan, ven un momento!- Llamó a mi padre.

-Dime cariño.- Respondió mi padre.

-Tenemos que decirle eso a Álvaro.

-Sí es verdad.

-¿Se puede saber qué pasa?- Dije ya harto de tanto misterio.

-Pues verás hijo…- Dijo mi padre.- tu madre y yo, estamos esperando un bebé.

Vive mejor- Capítulo 10


Cuando mi madre se marchó, apareció mi padre buscando algo.

-Esto… Álvaro ¿has visto unas partes del periódico que estaba leyendo hace un rato?- Dijo preocupado.

-No… ¿para qué lo quieres?

-Es para… ver las noticias sobre políticos.- Mintió. No quería decirme la verdadera razón.

-Pues no lo sé.

-Bueno pues nada. Gracias.

Cuando se marchó, fui corriendo a la cocina para ver si estaban aún las hojas. Las cogí y empecé a romperlas. Más vale prevenir que curar. Terminé, me fui a la habitación a hacer los deberes. De repente empezó a sonar el teléfono.

-¡Álvaro! ¿Puedes cogerlo tú?- Me llamó mi padre.

Al otro lado sonó una voz que me sonaba de algo.

-¿Diga?

-Hola, ¿está Isabel?

-No ¿de parte de quien?

-Pues mira yo soy Luis y era para decirle… un momento ¿tú quién eres?

-Soy su hijo, Álvaro.

-Ah bueno, es porque llevo un buen rato esperándola y no aparece, teníamos una cita… ¿sabes dónde puede estar?

-Pues la verdad es que no. No lo sé. –Dije para ver si me dejaba en paz.

-Bueno pues gracias.- Y sin poder decir nada, colgó. ¿Dónde estaba mamá? ¿Le ha dejado plantado?

Cuando colgué, oí un portazo. Mi madre había llegado. Parecía triste.

-Hola mamá, ¿pasa algo?

-Hola, no es nada, es sólo que… he pensado en lo que me dijiste y bueno que prefiero quedarme aquí.- Me dibujó una sonrisa en la cara pero antes de que me viese la quite de inmediato. Sería grosero.

-Bueno, no importa. Mamá, hace un rato ha llamado Luis preguntando por ti.

-¿Ah sí? ¿Y que le has dicho?

-Que no estabas.

-Ya le llamaré, le debo una explicación, ¿y tu padre?

-Está en el salón.

-Vale, ahora vengo.

No sé por qué pero sentía que había hecho algo para que mis padres no se divorciasen. Me sentía feliz. Fui al salón y me encontré a mi padre y a mi madre besándose. ¡Se habían reconciliado!

-¡Álvaro! ¿Qué es lo que haces?- Dijo mi padre cuando vio que estaba paralizado en frente de ellos. Contemplando como en un museo.

-Esto… nada, ¿no os vais a separar verdad?

-No hijo, tu madre y yo lo hemos estado pensando y no nos divorciaremos, por ti, y por nosotros.

Cuando me dijo eso empecé a pegar saltos de pura alegría, había logrado algo que no era fácil. Después de un día cargado de sorpresas me fui a la cama agotado. Sin pensar en lo que podía pasar cuando me despertase.

Vive mejor- Capítulo 9


Me fui a mi cuarto. A pensar sobre todo. ¿Qué podía hacer para que no se separasen mis padres? Bajé al salón por si estaban discutiendo y pudiera conseguir ideas. Pero no. Mi padre estaba leyendo el periódico y mi madre hablando por teléfono en la cocina.

Oí a mi madre que hablaba con Luis, mi actual padrastro. Iban a quedar por la noche en un restaurante, de forma, cita romántica. Me puse detrás de mi padre para ver que leía. Estaba buscando piso. Usaba el periódico ya que en esos tiempos no se compraban mucho los ordenadores. Debía detenerlo.

-Papá me parece que hay una… araña en mi cuarto.- Dije lo primero que se me ocurría.

-Pues déjala

-Es que tiene el tamaño... de una tarántula

-¡¿Una tarántula?!

-Sí, tienes que verla rápido.

-Vale, ya voy.

Tiré las páginas de los apartamentos a la basura para que no se le pasara por la cabeza comprar o alquilar otro piso.

Por la noche, mi madre se estaba arreglando en el baño, parecía alegre, intenté convencerla poniéndole cara de pena.

-Mamá… ¿a dónde vas?

-Voy a cenar con un antiguo amigo.

-¿Y es sólo una cena de amigos?

-Claro.

-No me lo creo.

-Oye Álvaro sé que esto para ti es duro, pero… piensa que de esta forma seremos felices.

-Ajá… -asentí con la cabeza.

-Bien, pues luego te veo. Hay un plato de tortilla en la nevera.

Vive mejor- Capítulo 8


Llegamos a clase y me sentí ingenuo ya que no sabía dónde estaba mi sitio.

-Venga Álvaro siéntate.- Era mi profesora de Lengua; era muy estricta y gritaba mucho a veces. No me acordaba de su nombre así que la llamaba profesora.

-Bien, empecemos la clase…

Tras dos horas de clase aburridas, tuvimos recreo y yo veía a toda la gente con cara de felicidad ya que me encantaba recordar a todos.

-Vamos a jugar al futbol.- Dijo Blas.

Todos los que no jugaban se quedaban animando alrededor del campo. Uno de los que animaban era Dani, otra era Banessa que le hacía la pelota a la profe pero que era la más guapa de la clase. Recuerdo que yo estaba colado por ella. Claramente en ese momento no sentía nada por ninguna niña. Me sentiría como un pederasta. Aunque fuese un niño.
Al final, llegué a casa agotado, con ganas de tomarme un café caliente.
-¿Tú tomando café?- Dijo mi madre.
-Sí, es muy bueno cuando estás cansado.
-Anda… ¿No era que no te gustaba?

-Mamá, he cambiado, y mis gustos también.

-Entiendo. Oye Álvaro tengo que decirte algo muy importante…
En ese momento llegó mi padre.
-Hola, ¿qué pasa?

-Alberto... Iba a contarle a Álvaro… eso

-Oh ¿y lo ibas a hacer sin mi?

-¿Qué pasa?- Dije con miedo a lo que me temía.

-Verás, tu padre y yo nos vamos a separar.

-Ah, entiendo…

-¿Y ya está? ¿No quieres saber por qué?

-Pues, habéis estado discutiendo sobre que papá no me enseña cosas ni me educa, en cambio mamá está cuidándome y haciendo las cosas de la casa siempre.

-¡¿Tú cómo sabes eso?!- Preguntó mi padre sorprendido.

-Ups…- Se me escapó totalmente, siempre me acordé de la razón de su separación. Había actuado tarde, más bien no había actuado. Pero aún podía cambiarlo, solo se habían separado pero no se habían divorciado.

-Álvaro ¿es que lo has notado?- Preguntó mi madre confusa.

-No mamá… era solo una… suposición… - no supe qué decir.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Vive mejor- Capítulo 7


Al día siguiente, mi habitación era diferente de nuevo. ¿Habría vuelto a la vida real? Me miré al espejo y seguía siendo pequeño, pero algo cambiado. Tenía el pelo más largo, y parecía dos o tres centímetros más alto. Sonaban pasos por abajo, era mi padre que venía a despertarme.

-Venga Álvaro, a desper… oh, ya estás despierto.

-Eeeh, sí. Oye papá, una pregunta, puede que te suene raro pero… ¿cuántos años tengo? – Dije con miedo a que lo tomara como broma.

-¿Estas bromeando? Por Dios si cumpliste catorce en Marzo.

-Gracias papá.

-¿Estás bien?

-Sí tranquilo, estoy perfectamente, algo atontado, como me acabo de despertar...

-Pues vístete para el colegio.

Catorce… pero, ¿por qué he avanzado tan pocos años? ¿Será que Dios me quiere decir algo? Pero ya me acordé. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía catorce años, quizá yo pudiera cambiar eso…

Me vestí con una camiseta de rayas, unos pantalones baqueros y unas zapatillas deportivas. Me lavé la cara para aclararme las ideas. Más tarde llegó el autobús, el viejo, sucio, y oxidado autobús. Cogí la mochila que ya estaba hecha por mi madre la noche anterior. Me despedí de ellos a lo lejos y me senté al lado de una niña que me resultaba familiar. Detrás de mí estaba Blas.

-Álvaro no puedo creer que te hayas sentado al lado de Susana.

-Eso, ¿por qué te has sentado a mi lado? –Dijo la tal Susana. Que me acordé por fin.
  Cuando empecé sexto de BU (que era así como se llamaba 1º ESO en aquellos tiempos) conocí a Susana, y nos pasábamos el día peleandonos y discutiendo. Nos pusieron juntos una vez en clase.Tal vez se extrañaba porque quería estar a su lado si siempre nos habíamos caido mal.

-Era el único sitio libre…- Dije un poco inseguro.

-Bueno, ni se te ocurra tocarme en todo el camino. –Dijo ella.

Yo no dije nada, en ese momento no la odiaba, era un hombre adulto por dentro, y un niño por fuera. No tenía nada que reprocharle.

Vive mejor- Capítulo 6


-Hola Dani, ahora le digo a Álvaro que baje –Contestó mi madre.

-Eeh, si señora García. –Era Dani, mi amigo de la infancia.

- ¡¡Álvaro!!

La oí muy bien, con sus gritos no es fácil discutir.

-¡¡Hey!! ¿Sales a jugar con los demás?- ¿Cuánto hacía que no oía esa pregunta? Recordaba muy poco a Dani. Tenía un nudo, verle, fue algo estupendo. En su niñez era muy diferente que en la realidad. Le cambió el pelo, de castaño claro a rubio. Y era mucho más infantil y despreocupado que ahora.

-¡Claro!, mira, se llama Puki, me lo llevaré con nosotros ¿vale? – Dije señalando a mi perro.

-¡Ala! ¡Qué pasada!

Cuando bajamos me los encontré. Allí estaban Carlos, Blas y David. Cuando llegué, me senté en el suelo y empezamos a jugar, primero a las canicas y luego con Puki. Con cada uno tenía una confianza distinta. A Blas fue el segundo al que conocí. Los demás, Carlos y David eran amigos mucho antes, y los conocí a la vez. Carlos es un poco serio y callado; en cambio David es un poco mezquino, pero un tío legal y le da igual lo que digan de él. Hace lo que quiere cuando quiere.

-Vaya ¿cuándo te han regalado el perro, Álvaro?- Me preguntó David.

-Pues, hoy mismo

-Jo, más quisiera yo tener a tus padres – Dijo Dani.

-¿En serio? No creo que digas eso después de un tiempo.- Lo dige algo pasivo. Sabía muy bien que tarde o temprano se iban a divorciar. Para ser más claro, a mis 14 años.

-¿Por qué?- Preguntó David.

-No, por… nada. Cosas mías.
Seguimos jugando más tiempo. Volvía a mis tiempos de niño. Jugando a las canicas.

-¡Álvaro, venga sube que ya está la cena!

-Bueno tengo que irme, me lo he pasado muy bien.

-¡Adiós Álvaro!- Y me despedí con la mano poco a poco, alejandome de ellos.

Fue estupendo, volver a jugar con la panda. No me acordaba de lo divertido que eran esos juegos con los amigos. Aunque tampoco es que jugara mucho a la consola en mi apartamento, ya que Larry estaba siempre ocupándola.

-¿Qué hay de cenar mamá?

-Croquetas.

-¡Genial!

-Dios, las croquetas de mi madre eran las mejores, era genial su comida. Cuando se divorciaron, la custodia era compartida. Cuando cumplí 22 años, dejé de visitarlos mientras estaba en la universidad. Terminé de cenar y me fui a la cama. Mi padre me dio las buenas noches, y cuando estaba tumbado en la cama, mi madre subió a darme un beso en la frente. Fue una sensación muy agradable, el beso, el olor del dulce chocolate caliente de mi madre después de la cena… que siempre subía consigo para dejarme darle un sorbito. Cerré los ojos lentamente y me dormí.

Vive mejor- Capítulo 5


Encima de la mesa había un cuenco de leche y al lado mis cereales preferidos, "Rock corns", con un mono que llevaba unas gafas de sol, tocando la guitarra. Cómo echaba de menos esos ricos cereales.
Después de devorar con ansia mis cereales me fui al cuarto de baño y me lavé los dientes. Cuando estuve listo, mi madre me cogió de la mano y salimos a la calle junto con mi padre. Yo estaba pasmado, como embobado viendo todo con nuevos ojos. Cuando era pequeño veía el mundo y lo que me rodeaba de otra forma distinta, solo hacía caso a lo que quería, y era bien poco lo que me importaba en ese momento. De repente mi madre me empezó a hablar.

-Oye Álvaro, ya que, como hoy es sábado, ¿qué tal si vamos a comer por ahí?- Mi madre mientras hablaba irradiaba felicidad. –Como pedías hace tiempo, ¿qué te parece?

-Me parece estupendo mamá, ¿y a ti que te parece puki?

-¿Puki? ¿y quién es ese? –Dijo mi padre sorprendido.

No sé por qué dije ese nombre pero sentí que debía hacer aquello que de pequeño no pude hacer por miedo a que me regañaran o simplemente por inseguridad.

-Es… mi perro imaginario – dije inventándome sobre la marcha.

-Oh vaya, pues deberías presentarme a ese perro.

-¡Vale! Pues Puki es muy suave y cariñoso, tiene una mancha en el ojo de color marrón.

-Vaya… pues no sé por qué pero… ¿no se parece a este perro?- Dijo mi padre.

La puso en frente de mí. Una caja, grande, de cartón. Me dijo que la abriera. Apareció un perro, el mismo que había descrito. Al abrir dio un gran ladrido. Me asustó un poco pero me emocionaba la sorpresa.

Saltó y me empezó a lamer la mano, me sentí muy lleno por dentro. ¿Cómo lo habían ocultado? Bueno, yo iba de la mano de mi madre, y mi padre llevaba la caja por la cadera sujetandola con la mano.

Después, terminamos de comer en el restaurante, el cual estaba bellamente adornado e iluminado, y la comida era muy sabrosa. Mi padre se pidió una lubina y mi madre un caldo con arroz. Yo, muy orgulloso, me pedí unas chuletas de cordero.

Cuando volvimos a casa, estaba agotado. Puki me seguía por detrás; cuando llegué a mi habitación me senté en la cama y Puki conmigo. No sabía qué hacer, de pequeño solía jugar mucho a las canicas o a los cochecitos con mis amigos. Pero no sabía nada de ellos, hace mucho que perdí contacto con ellos. Cuando llamaron al timbre…

Vive mejor- Capítulo 4

Cuando terminé de hablar con, "Dios", sentí como si todo a mi alrededor se fuese cayendo. Miré con impotencia como cogía velocidad en mi caída, hasta que de repente me encontré en una cama. No era una cama cualquiera. Era la cama, más bien, infantil. Estaba arropado por unas sábanas de color verde; en las sábanas había dibujadas muchas serpientes de distintos colores y encima había una colcha azul  con nubes blancas.

-¡Venga Álvaro levanta!

¿Qué era eso? Parecía la voz de mi padre, o así lo recordaba. Observé mejor a mi alrededor y era la casa de mis padres donde vivía antes de mudarme de Granada. Eso quería decir… Me levanté de la cama, me puse unas zapatillas de dormir con los pies sin mirar, tenía la vista nublada y los ojos cansados. Caminé hacia el espejo, vi que era más bajo, y más pequeño, era... era... ¡un niño! Yo... yo... yo a los 12 años.

-Vamos Álvaro, que no me gusta que desayunes tarde.

Mi madre había entrado en mi cuarto, ahí estaba tan joven como recordaba, era hermosa. Con su pelo rubio, sus ojos azules, y las gafas que usaba para ver de cerca.

-Sí mamá- Dije de repente sin pensar.

Me levanté de la cama y como hacia siempre, iba primero al cuarto de baño, llené la bañera, me desnudé y me metí en ella. Cuando cogí el jabón, recordé tiempos pasados en los que mi madre compraba ese jabón con olor a regaliz. Siempre lo compraba con el mismo olor. Lo estaba buscando desde hace mucho tiempo, y resulta que estaba en mi antigua casa, con mis padres enamorados, como hace tiempo.

-¡Álvaro! ¡Sal ya del agua de una vez!- Era mi madre. Sin darme cuenta me quedé metido en la bañera pensando y recordando tiempos pasados.

Cuando ya terminé de bañarme, fui a la habitación para vestirme. Abrí el armario, con el presentimiento de que olería regular y tendría polvo, pero no. Normal y corriente. Sí,  debía acostumbrarme a ese ambiente. Se supone que ese momento, era presente. El presente al que tenía que estar adaptado. Lo de antes no era una broma, iba totalmente en serio. Era una oportunidad que no podía, ni debía desaprovechar. Cogí una camisa verde de cuadros fina con un polo blanco. Pantalones baqueros azules y unas zapatillas blancas. Una vez vestido, fui al salón y me volví a encontrar con mi padre, pero este padre era distinto al que recordaba, aparentaba tener menos edad y… parecía alegre.

Vive mejor- Capítulo 3

No podía creer lo que estaba oyendo.
-¿Es una broma?
-No Álvaro, la muerte no es algo que se pueda tomar como una broma.
-¡Lo estoy! ¡Yo vi como pasó todo! Si es una broma, no tiene gracia.


No respondía, me estaba poniendo nervioso.
-¡¿Qué quieres?!
-Vengo a comunicarte algo, Álvaro.


-¿Y se puede saber qué es?


-Quiero darte una oportunidad.
-¿Para qué?


-Álvaro, no hagas preguntas, si quieres saber la respuesta.


-De acuerdo...


-Voy a darte una oportunidad para que aproveches tu vida porque la has desperdiciado al máximo.
-Y ¿en qué consiste esa oportunidad?


-Te devolveré a la tierra


-¿Ah, sí?- No me lo creía, sin duda era una broma, ¿no estaba en la tierra? A lo mejor todo era un sueño y en cualquier momento iba a despertar.
-Sí, pero con una condición.
-¿Cuál?


-Que aproveches tu vida mucho más de lo que la has aprovechado hasta ahora.
-¿Cómo? He hecho todo lo que quería… más o menos, he ejercido la profesión que me ha gustado, llevo una vida independiente y sin problemas. Eso... ¿no es aprovechar la vida al máximo?
-Te engañas a ti mismo Álvaro. A lo que me refiero es a que te diviertas, a que hagas locuras, que conozcas a tu alma gemela, solo diviértete pero sigue tus metas.


-Pero…

jueves, 3 de noviembre de 2011

Vive mejor- Capitulo 2

Me levanté a eso de las 8:30, pues tenía que hacer muchas cosas, entre ellas arreglar lo de ayer con Larry, me había pasado un poco. Cuando fui a la cocina la encontré desordenada, había restos de pizza por el suelo y cerveza vertida. La bronca que le eche a Larry fue tremenda, el cual estaba dormido en el suelo de su habitación. Al rato se despertaron él y su novia, que ocupaba la cama de Larry. Me echó de su habitación con cara de resaca y ojeras enormes, cerrándome  la puerta delante de mis narices. En ese momento no me di cuenta de la hora que era, miré mi reloj ¡llegaba tarde al trabajo!

Me fui corriendo al supermercado, recorrí las largas calles y tomé un atajo donde había un semáforo. Mientras corría vi el reloj un momento y no vi el semáforo. Un coche donde conducía un hombre que en el asiento de al lado tenía a su hijo,  se distrajeron y no vieron por donde iban, hasta que… me atropellaron. El padre y el hijo quedaron heridos pero yo… ¿no morí?

Cuando el coche chocó conmigo vi pasar toda mi vida por delante, al final vi todo negro hasta que apareció una luz. Me dirigí hacia esa luz , era un impulso lo que me llevaba hacia ella. Parecía que solo usaba el sentido de la vista porque no sentía mi cuerpo. Noté que andaba sobre algo blando. Miré hacia abajo  y vi algo que hasta ese momento creía imposible, andaba sobre las nubes, algo que mucha gente soñaba con hacer.

-¡¿Hay alguien ahí?! – Había eco, no escuchaba nada más que mi voz. De repente vi una sombra a lo lejos. Y pregunté.

-¿Estoy… muerto?

-Bueno, eso depende de lo que creas por muerto.

-¿Quién eres?

-Alvaro, soy Dios.

Vive mejor- Capítulo 1


Me llamo Alvaro García y tengo 36 años. Vivo por el centro de Murcia, dirijo un supermercado. Nací en Granada y viví allí durante 14 años. Tuve que mudarme a Murcia porque mi madre se divorció de mi padre, nos mudamos a la casa donde vivieron su juventud. Ahora vivo en un piso pequeño compartido con Larry, un joven informático.

Esta tarde he ido al supermercado para ver cómo iba, pues la mayoría de tiempo mi trabajo está en casa, organizando nuevos productos y ventas virtualmente. Como vi que estaba bien, volví a casa y vi que Larry, sentado en el sofá, había traído compañía. Al parecer era su novia.

-Alvaro, no es el mejor momento – dijo sentado en el sofá con ella.

-Esta es tanto tu casa como la mía así que o se va tu novia u os vais los dos. Paso de soportaros.

-Eres un ‘amargao’, mira nos vamos a mi habitación pero no te enfades eh.

Mientras se iban yendo, ocupé su lugar en el sofá y me puse a ver una película de ciencia ficción, que tampoco es que fueran buenas, pero me daba igual. Pedí una pizza, me relajé y poco a poco se iba pasando el tiempo mientras veia la película "Star Wars", y comía mi pizza fría que era la Barbacoa. Me fui a dormir cerca de la 1 de la magrugada.